2006/12/15

Vom blog und bloggen - El hábito del blog


*Foto: Lukas Díaz 2005. Nachbearbeitet von OP*

Kopfschmerzen. Die Ursache kann ich nicht festlegen. Trotzdem neige ich dazu die Heizung zu beschuldigen.
Viel passiert die letzten Tage finde ich dennoch keine Rote Faden um alles zu erzählen: passiert es Euch nicht, liebe Besucher, daß die Ideen im Kopf erscheinen und viel zu berichten gibt und man weiß nicht wie alles zu schreiben? Kleine Blockade obwohl ich kann auch sagen, daß ich durch eine kreative Phase mich finde.
Etwas erklärt, mir tut den Kopf immer noch Weh. Und ich gebe weiter davon aus es sei die Heizung.

Me duele la cabeza: yo creo que es la calefacción. Si no, es guayabo. Pero de las fiestas decembrinas del año pasado, tal vez, porque no he tomado...
Para describir lo que me pasa formulo la pregunta a los bloggers visitantes, así como a los escritores profesionales y aficionados, o a las personas que hacen registro al menos en un diario privado y se pasan por aquí: ¿no les pasa, pues, que tienen muchas cosas qué comentar, qué registrar, de las que vale la pena escribir, dejar algún comentario, pero no lo hacen, por alguna razón más fuerte pero, de algún modo contradictoriamente ajena?
Bueno, es que sí he visto cosas, ha habido eventos, he encontrado gente, todo de lo que valdría la pena hacer la reflexión, escribir, reportar. Pero no lo hago: no es pereza, porque he estado haciendo más cosas, por una parte y, por otra, porque me encanta escribir aquí, dejar imágenes, llevar un blog.
Más bien he estado viendo/leyendo los blogs amigos, e intentando, en el del soñador que se decidió por la versión beta de blogger™, dejar el comentario que a continuación copio, ya que en su "casa" no lo pude dejar:

¿Sueño, o producto de un sueño? Suena a lo segundo, a una mezcla de varios. Y eso es licencia del blogger, él decide sobre qué escribe y cómo lo hace, aun si sale del título, que es prácticamente mandamiento. Pero a lo que más me suena, y esto es bien subjetivo, es a una fuerte influencia de EMedina.
Yo, por lo que ya digo, que no leo al cartagenero, por salud idiomática y literaria, así como por respeto a mi desempeño en el oficio –prueba viva de que cualquiera puede ser llamado escritor y de que la ramplonería bien patrocinada y apadrinada se convierte, como gracia de hadas, en "frescura, desparpajo, lenguaje escueto, descomplicado"–, y por haber leído antes lo que escribe nuestro anfitrión Martín, prefiero que mantenga y cultive su propio estilo, que fluye bien y se reconoce.
Claro, no pretendo decirle a nadie qué leer y qué no, o mucho menos cómo escribir, pero se me brinda el espacio en la misma definición de este formato.
Adelante y a seguir soñando que, haciéndolo sin renuncia, cuando nos damos cuenta estamos viviendo como queremos, no como nos toca. Saludos


Bien, ya siento algo de alivio habiendo intentado aclarar el estado de mi producción para este espacio. Me sigue doliendo, sin embargo, la cabeza. Y sigo pensando que es la calefacción.

Kommentare:

Anonym hat gesagt…

No se si sea Colseguros, el que nos dejó la suceptibilidad a flor de piel, pero yo, como sumercé siento que cada vez que escribe refiriendose a mi es para darme varilla, le agradezco que se de el tiempo para pasar a leer las vainas que escribe alguien que apenas comenzó a hacerlo hace poco, el tema es que me encanta y no sigo ni persigo estilos o maneras de escribir, nunca pense en escribir parecido a Medina aunque a mi si me gusta lo que hace Efraim (¿será de parientes caleños?) por que mis gustos no estan basados en lo comercial o no comercial, en lo artistico o en lo ramplón, mis gustos estan libres de pedanterias culas, me gusta lo que me gusta y ya y de la misma manera escribo lo que me gusta.

Yo creo que asi como en la música es muy dificil hacer algo como ya lo había hecho otro, en el campo de la expresión escrita es muy jodido pretender escribir igual a alguien, pero si hay alguien a quien me gustaria escribir parecido no sería Efraim Medina, buscaría escribir por lo menos remotamente parecido a Daniel Samper Pizano.

Por último mi querido amigo, y con el cariño de siempre: por favor, cuando vaya a tirar piedra, mandela con un buen contenido de arenita para que no pegue tan duro.

Saludos a mi Lukas

Oliver Plata hat gesagt…

La piedra es, exclusivamente, para el escritor citado, de haber alguna, porque crítica y criterio no solidifican a tal estado.
Gracias por la reiterada invitación, que de hecho sobra, porque le dedico siempre que paso por acá, un buen rato, cuando ha publicado algo nuevo. Y lo hago con avidez, además de reconocerle un estilo, como se lo escribí en el mismo comentario que –¿lo hago? Sí, lo voy a hacer– copio a continuación: "...por haber leído antes lo que escribe nuestro anfitrión Martín, prefiero que mantenga y cultive su propio estilo, que fluye bien y se reconoce."
Espero haber quedado claro, porque sé que no necesita que yo se lo diga, para convencerse de que escribe bien. Y ese relato, junto al inmediatamente anterior, me sonó muy al tono ajeno. Y siga escribiendo aquí, en este blog, en el suyo, claro, mientras nos sentamos a charlar. Un abrazo. Ah, y felices fiestas.