2006/06/04

Aren't They lovely? - Bella familia



Últimos momentos en casa de los Ariza Salamanca. Tienen todas las razones para verse tan felices.

Kommentare:

Anonym hat gesagt…

Señor Plata,

Estoy sinceramente desilusionada... Esperaba de su viaje tener un estupendo resumen de qué pasa cuando uno deja de ir a su país por más de seis años... Me pregunto... El avión que lo llevó ¿No pasó sino por París y el pubelito ése que menciona sin nisiquiera decir el nombre; al que llegó por una "vía abandonada" y que queda en los alrededores de una ciudad (la suya y la mía, que en ningún momento cuenta cómo está)... que se llama Bogotá...?

Mi resumen (si me permite) es que gracias a sus amigos y su hermoso bebé y a su sobrinita que estaba realmente bella, ¿no tuvo usted sino dos momentos felices en su país?... ¿Qué pasó con su familia? ¿con su papá? ¿con su mamá?...

Lo dejo con un apretón de manos (con la consabida distancia...) ya que veo que usted de los afectos, espontaneidad y por que no... "frescura" y muestras de sentimientos del "tercer mundo" ... pocón, pocón...

P.D: A LUKAS un abrazo y todos mis buenos deseos para su próxima exposición

Oliver Plata hat gesagt…

Qué buen invento, este del blog!
Hace que haya, de vez en cuando al menos, y con menos frecuencia de la que yo preferiría, alguna reacción de las y los visitantes, aunque no se identifiquen, que también vale.

La sincera desilusión estaría completamente compartida por mí, si este no fuera mi blog y no supiera yo que estos reportes son apenas los que llevo de una serie que primero, va a ser bien larga; segundo, no está siendo actualizada con la celeridad que la impaciencia –de la mano del titular del blog– quisiera; tercero, será, como ya estamos afortumandamente habituados de ver series y telenovelas, interrumpida por "importantísimos mensajes", esta vez no comerciales (o no como primer propósito); cuarto, de estupendo no tendrá nada: la medida de los reportes es la que mi modesta capacidad literaria+fotográfica+metafórica+onírica+otras subjetividades logre plasmar. La espectacularidad empaña el lente de la realidad. O dicho en otras palabras, el producto no tiene pretensiones, más que compartir, sin anunciarse con previas expectativas de "estupendez" o parecido; quinto, sigo haciendo la digestión de haber hecho este viaje, así como de haber regresado ya, como para aún tener claro hoy lo que ha sido dejar a Colombia por cinco años y un mes, exactamente. Pero estoy en el proceso, espero no defraudar a nadie por el camino; sexto, a la pregunta del avión: no pasó por París, paró en parís y/o, respectivamente, despegó de París. Ni aclarar que a Tenjo (el pueblo) no fui en el mismo avión, así como dudo que haya pasado por ahí, para no desviarme de la pregunta inicial; séptimo, "...que se llama Bogotá": extenso punto, al que llegaré en su momento. Me premito citar, sin el ánimo de ser reiterativo, el reporte del 29 de mayo, titulado "De atrás para adelante", en el que sugiero que voy a ir armando, con ayuda de las imágenes, un diario retrospectivo sin orden cronológico, para dejar claro que habrá más, que son muchas más las fotos, muchos más los comentarios y que me alegra quién haya, en algún lado, tan ávido de saberlo, que se llegue a desilusionar al creer que esta sea una obra cerrada, terminada. NO, el blog está vivo, se actualiza con la regularidad que otras facetas de la cotidianidad lo permiten; octavo, los momentos felices van a ser tan fielmente narrados como mis facultades comunicativas y este medio alcancen. Y hubo muchos, así que viene bastante material. La mama aparecerá, el papá no, no en imágenes, no en comentarios puntuales. Esa imagen me la reservo, es lo más mío, lo que me guardo de toda esta historia. Además, es algo que impregna el resto de mi voz, de mi contar, quiéralo o no. Y no me molesta, por el contrario, celebro esa presencia, me enriquece; noveno, este espacio es libre, sí, y está abierto a la crítica, por supuesto: es un presupuesto, de los fundamentales. Pero así, a la ligera, que no se me juzgue de indolente. Recuérdese: todo sobre el terreno...
Décimo, de parte de Lukas, gracias por los buenos deseos; Undécimo, todas las anteriores.
Amén

Anonym hat gesagt…

ahhhhhh ése sí es Usted, el escritor, el que yo conozco... Me quedo conforme con todas las "todas las anteriores" ... seguiré esperando, entonces...

Quizá se cumpla mi deseo y alguna vez... en alguna librería... de algún aeropuerto (ojalá no el de tenjo!)... encuentre un libro suyo que me cuente todo lo que quiero saber... Tal vez allí se acabará la búsqueda de lo que nunca encuentro en las librerías de los aeropuertos...

y ahora sí, sabiendo que es Usted, le mando un fuerte abrazo...